phù thủy – 1

Soy el extremo opuesto al romance donde no existe demasiada lógica y se quiebran esquemas con la intensidad de la razón. He desnaturalizado la natura e intercambiado valores, sembrado confianza y cosechado admiración con esta mente que ya no vibra con promesas y este alma que se deshace en la acción. Me he vuelto tríptica, sorora e incluso incongruente, creíame insuficiente pero el tiempo me ha dado más razones que olvidos, más preguntas que respuestas y más aristas que caprichos, descreo en las verdades absolutas, en los lazos familiares y en la voluntad política. El hoy se apiada del pasado, venera el futuro y convoca un exilio infinito para evitar un inminente suicidio mientras que el cuerpo resiste, la mente proclama y el alma disiente como nunca antes. Abrazo la calma y encaro a mi poder como guía a esta gula de mundo, la suerte está hechada, las leyes quebradas y las horas contadas para finalmente, vencer.

Deja un comentario