inner voice –

La energía que hoy poseo es difícil de categorizar, complicada para definir, casi un caos en sí misma. Notablemente sobresaliente, abiertamente indescifrable. Se mueve como el agua, nada con las olas, contiene el aire en lo profundo y se seca bajo los rayos del sol.

Ella no teme, la han destrozado, ha tropezado y continúa en constante cambio. Nace, crece, vive y muere. Fisiológicamente como un gusano transformándose en polilla, semánticamente como el conjunto de letras que componen un relato y poéticamente como las simples notas convirtiéndose en canción.

Es rebelde e inquieta, ordenada en su desorden, autoconstructiva fantaseando la destrucción. No vuelve nunca sobre sus pasos porque se asegura desde la victoria hasta la derrota y se retroalimenta con sus fracasos.

Suele íntimamente reposar en mis rústicas manos y qué mejor regalo, la confianza de poseer semejante fragilidad.

Deja un comentario