hechos son amores –

Soy esa humanidad que se creyó el propio relato, una figura abstracta y determinante que durante muchos años y a duras penas pudo alinearse a un formato.

Soy el ímpetu subversivo, la frente en alto, el envase y ese contenido que cada tanto va mutando, la calma imperante, caos intransitable, voy yendo a la guerra sin tregua mediante, me adapto, ejerzo en mí la duda, el vacío, el conflicto y un delirio de escritora que me fuerza y me desborda y me halla este día vomitando por aquí.

Y aprovechando, fluyendo, sonando y sintiendo la literalidad del exceso de tiempo, la verborragia narrativa, el ritmo y sustancia, la permeabilidad auditiva, los vientos me engordan las ganas de llorar, contínua, siniestra, nostálgicamente, me reinvento a mi misma y lo suelo demostrar.

Espero utilice su precario entendimiento, preciado sometimiento, lo intento es difícil, cuestión de intelecto. Le aviso, le advierto, mantenga su distancia mi forma de pensar podría ofender su digna e impecable moral.

Deja un comentario